top of page
  • Foto del escritorMónica Domingo

Siempre habrá alguien que dude de ti.Solo asegúrate de que esa persona no seas tú.

Al iniciar la semana trabajando en sesiones de coaching y en una propuesta de programa de liderazgo, surge el síndrome del impostor. Estaba leyendo sobre este tema y también escuchando diferentes podcasts. Y déjame decirte que no estás solo. La mayoría de nosotros hemos tenido este sentimiento alguna vez.


En el laberinto de dudas por el que muchos de nosotros hemos atravesado, hay una voz sutil pero persistente que susurra: "No perteneces aquí; no eres lo suficientemente bueno". Este crítico interno implacable, conocido como síndrome del impostor, a menudo acecha en las sombras de nuestras mentes, arrojando dudas sobre nuestros logros y socavando nuestra autoestima. Es un fenómeno que afecta a innumerables personas, desde estudiantes hasta directores ejecutivos.


Pero hay una verdad que vale la pena recordar: "Siempre habrá alguien que dude de ti. Sólo asegúrate de que esa persona no seas tú". Esta declaración simple pero profunda resume la esencia de la batalla.


El síndrome del impostor tiene sus raíces en las creencias que tenemos sobre nosotros mismos. Se nutre de la noción de que nuestros éxitos son meras casualidades, atribuyéndolos a factores externos en lugar de reconocer nuestra competencia y trabajo duro. Este fenómeno se alimenta de nuestras inseguridades y miedos más profundos, fomentando un miedo constante a la exposición y al juicio.



Un arma crucial en la batalla es una autoestima sólida. Cuando reconocemos y apreciamos nuestras habilidades y logros, construimos un escudo protector contra las dudas. Cultivar la autoestima implica reconocer incluso los logros más pequeños y mostrarnos a nosotros mismos la bondad que tan fácilmente brindamos a los demás.


Primero debemos reconocer nuestro valor intrínseco. Cada uno de nosotros aporta un conjunto único de habilidades, experiencias y perspectivas. Nuestra individualidad no es una responsabilidad; es una fortaleza. Cuando aceptamos nuestra singularidad y reconocemos el valor que aporta a nuestra vida personal y profesional, damos el primer paso para liberarnos de las cadenas de la duda.


El síndrome del impostor no es solo una voz; es un conjunto de críticos internos. Para superarlo, debemos aprender a distinguir entre las voces que nos elevan y las que socavan nuestra confianza. El diálogo interno negativo a menudo alimenta el síndrome del impostor, pero también poseemos voces internas positivas que reconocen nuestro valor y potencial. Elegir escuchar a estos "voces buenas" por encima de las críticas es clave para nuestra victoria. Déjame decirte que eso no pasa de la noche a la mañana, sin embargo practicando es algo cada día más fácil.


Para muchos, superar el síndrome del impostor es un viaje personal. No es una experiencia única para todos, sino más bien un proceso de autodescubrimiento y crecimiento. El hecho de que luchar contra el síndrome del impostor no sea un signo de debilidad; es un paso valiente hacia la superación personal.


Debemos recordar que tenemos la capacidad de convertirnos en nuestros mejores amigos. Podemos optar por no ser nuestros críticos más duros. Podemos elegir creer en nosotros mismos, reconocer nuestro valor y superar nuestras inseguridades y miedos.


Al nutrir nuestra autoestima, aceptar nuestra singularidad y escuchar a nuestros voces internas positivas, podemos salir de las sombras y salir a la luz de nuestro yo verdadero. Al hacerlo, no sólo vencemos el síndrome del impostor, sino que también allanamos el camino hacia el éxito personal y profesional.


19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page